was successfully added to your cart.

¿Está Facebook dejando que losusuarios se apoderen de los Youtubers?

 

Los vídeos son uno de los contenidos que más triunfan en las redes sociales. Los consumidores son mucho más proclives a compartir esos contenidos con sus amigos que lo que se sienten con otro tipo de contenidos. Según un estudio de Animoto, el 76% de los usuarios de Facebook comparte vídeos en la red social y además dos de cada tres prefiere reproducir estos contenidos antes de ver, por ejemplo, una foto.

Pero los vídeos no solo funcionan cuando se trata de atraer la atención de los consumidores, sino que además funcionan como un elemento clave cuando se quiere conseguir engagement. Si a los internautas les encantan los vídeos, es más que lógico pensar que en cuanto se publique uno de estos contenidos en algún perfil, conseguirá reproducciones, me gusta (o favoritos), comentarios y toda una serie de acciones y reacciones que aumentarán las cuotas de engagement de los usuarios. Y teniendo en cuenta que muchas redes sociales (véase Facebook, que es la que realmente interesa a las marcas) valoran de forma notable el engagement de los usuarios con los contenidos en general de un perfil para establecer el peso que debe o no debe tener en su feed de actualizaciones, conseguir una buena respuesta es clave, por tanto, por más de una razón.

El interés de los consumidores en los vídeos es por tanto indiscutible y es lo que esperan en los perfiles de social media de las empresas, medios y páginas que siguen. Aunque? ¿qué ocurre con esos medios, empresas y páginas? Producir contenido en vídeo no resulta especialmente barato y, sobre todo, dar con el vídeo que resulta atractivo, eficaz y que seduce al consumidor no es para nada fácil.

Los responsables de algunos de estos sites están recurriendo al lugar al que todo el mundo echa mano cuando necesita encontrar un vídeo online, aunque lo están haciendo de una forma que puede convertirse en una de las grandes polémicas de internet del mañana. Unos cuantos de ellos están echando mano de YouTube para localizar aquellos vídeos que despiertan su atención y que conseguirán hacer lo propio entre sus seguidores, pero en lugar de publicar directamente ese vídeo en su perfil están siguiendo unos pasos un poco más discutibles. Están, en realidad, canibalizando los contenidos de YouTube para dotar de contenido sus propios perfiles.

¿Cuáles son por tanto los pasos que siguen? El modus operandi es sencillo: cogen el vídeo de YouTube (descargarse un contenido no es tan complicado: solo hay que buscar en Google cómo hacerlo y aparecerán unos cuantos tutoriales con instrucciones) y luego lo suben a Facebook de forma directa. De este modo, el vídeo ‘pertenece’ por así decirlo a su propio perfil y no llega a los seguidores a través de un tercero o bajo su reproductor nativo.

¿Es esto necesario?

Más allá del debate sobre a quién pertenecen esos vídeos o la legitimidad de la operación (aunque en YouTube muchos son los que publican vídeos de los que no les pertenecen los derechos de autor, esto no es una excusa para que cualquier otra persona haga lo mismo con los contenidos que se suben a la red social), lo cierto es que hacer este cambio no mejora necesariamente la usabilidad de los perfiles de las cuentas que lo hacen.

Facebook permite publicar un vídeo directamente desde YouTube sin que eso presuponga ningún problema para el consumidor: acceder a ese contenido no implicará, como sucede con otros contenidos, salir de la red social para consumirlos. Solo tendrá que hacer clic en el vídeo para que este empiece a reproducirse. Seguirá siendo un vídeo de YouTube y seguirá estando en YouTube, pero el consumidor podrá verlo directamente en Facebook.

El boom de los vídeos de Facebook

Los vídeos son además, y en general, cada vez más importantes en Facebook. La compañía está alentando la publicación de estos contenidos y está dando cada vez más herramientas a las marcas y los responsables de perfiles para controlar estas publicaciones. Ahora, existen herramientas estadísticas que permiten saber cuántas personas han visto el vídeo. Teniendo en cuenta que desde junio se ha establecido un promedio de 1.000 millones de visionados de vídeo al día en Facebook y que las reproducciones de vídeos en Facebook han subido en un 50%, no es de extrañar que los vídeos despierten cada vez más la atención.

Para algunos, de hecho, Facebook se está convirtiendo en la alternativa con más potencial para erigirse como la gran red de vídeos frente al hasta ahora imbatible YouTube. En internet los vídeos despiertan cada vez más atención (en un año, el consumo de vídeos online ha crecido en un 43% y además las cifras son mucho más elevadas en consumo desde terminales móviles) y las redes sociales son el vehículo perfecto para darlos a conocer y compartirlos.

Por el momento, la separación entre Facebook y YouTube en cuestiones de vídeo es bastante elevada. YouTube sigue teniendo un peso indiscutible como el principal ‘almacén’ de este tipo de contenidos, aunque el crecimiento sostenido de Facebook como escaparate para contenidos en vídeo hace que no sean pocos los que se pregunten si Facebook acabará siendo el recambio o el otro jugador en liza en el mercado del vídeo online.

Deja un comentario